Categorías
Robinson Crusoe Ya Tiene Celular
19.790,00 19.790,00 19790.0 ARS
TECGNOSIS. MITO, MAGIA Y MISTICISMO EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN
22.000,00 22.000,00 22000.0 ARS
«Davis establece que la historia de los medios tecnológicos –desde los jeroglíficos hasta el código informático– es en sí misma indisociable de los intercambios con algo de otro mundo, algo divino. La tecnología es la religión por otros medios.» Eugene ThackerSi hay una predicción sobre el presente que parece no haberse cumplido es aquella que vaticinaba que el avance de la razón técnica traería aparejado un creciente desencantamiento del mundo. Según esta hipótesis, tan arraigada durante el siglo XX, el mito y la magia desaparecerían a medida que el pensamiento tecnocrático arrojara luz sobre las supersticiones premodernas. Y, sin embargo, hoy nos encontramos frente a un panorama muy distinto, en el que antiguas creencias espirituales tales como la trascendencia del cuerpo o el animismo parecieran estar cada vez más vigentes gracias al acelerado desarrollo de Internet y del paradigma digital.En TecGnosis, un clásico de la cibercultura publicado a fines de los noventa, Erik Davis da forma a un exhaustivo mapa conceptual para navegar en las profundas aguas del tecnomisticismo. Nacido en San Francisco, cuna tanto de la contracultura psicodélica como de Silicon Valley, este autor poco ortodoxo logra trazar sorprendentes conexiones entre temas tan diversos como la electricidad y la alquimia, la realidad virtual y los planos astrales, los juegos en línea y la transmutación de las almas, los lenguajes de programación y la cábala o la escritura de los ángeles. Nada está vedado en este compendio de saberes para el nuevo milenio: la investigación con LSD, la historia de la cibernética, los alienígenas ancestrales, los tanques de aislamiento sensorial, las comunidades hackers, las sectas, los virus informáticos, el ciberpunk, el posthumanismo, las raves o las enseñanzas de Hermes Trismegisto. TecGnosis recorre de manera promiscua las fronteras disciplinarias que por lo general parcelan el pensamiento, para develar los impulsos esotéricos inconscientes que alimentan los sueños y pesadillas de nuestro tiempo.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL O EL DESAFÍO DEL SIGLO, LA
18.000,00 18.000,00 18000.0 ARS
Con varias obras a sus espaldas, Éric Sadin se revela como uno de los ensayistas europeos más críticos de las formas tecnológicas contemporáneas desde una mirada cuya base es el antiguo humanismo filosófico. Si primero se había abocado al modo en que las nuevas tecnologías fomentaban un asistencialismo personalizado y restrictivo para asir la experiencia (La humanidad aumentada), si luego había trabajado el nexo entre estas supuestas “tecnologías de la libertad” y los idearios libertarios del siglo XX (La silicolonización del mundo), ahora Sadin encara el concepto de “inteligencia artificial” a partir de la historia de las ideas y de una fenomenología de los aparatos para evaluar qué cambios radicales se están dando en el modo de construcción de lo real.La hipótesis de este libro clave es que la causa (y no la consecuencia) de la pregnancia del fenómeno de la inteligencia artificial es un cambio de estatuto de las tecnologías digitales: de ser prótesis acumulativas e intelectivas –porque permiten el almacenamiento, la indexación y el tráfico veloz de información–, han pasado a ser entidades de las que se espera que enuncien una verdad a partir de la interpretación automatizada de situaciones. Bajo un arco de formas que van de las más amables (sugerencias de compra, de movimientos) a las más coactivas (clasificación e indexación de los humanos para incluirlos/excluirlos de ciertos beneficios y derechos), en áreas relacionadas con la vida social general (la economía) o en otras que rozan la intimidad del individuo (la evaluación médica sobre su propio cuerpo), la inteligencia artificial propone diagnósticos que se suponen superiores a los humanos porque parten del manejo y correlación de datos imposibles de realizar por un individuo. Así, gracias a este poder de enunciar una verdad que los humanos no podemos ver, la tecnología deja de ser protésica para devenir antropomórfica. La autonomía de decisión de los sistemas de inteligencia artificial termina de cerrar el círculo de este cambio radical, enfrentándonos por primera vez con el estadio del tecno-logos de la técnica: no un logos sobre la técnica producido por los humanos sino humanos modelados por una técnica capaz de producir discurso o verdad. En este nuevo régimen, sin réplica posible, se juega la vocación humana primordial de habitar el mundo.